Maternidad

Viviendo la Dulce Espera

Hace tiempo que quería compartir este post, básicamente por dos razones fundamentales: La primera porque me hace muchísima ilusión escribir sobre algo tan bonito y especial para mí, y la segunda porque he vivido muchos cambios durante los últimos meses y eso me ha mantenido alejada de las letras. Pero ha valido la pena.

Estoy embarazada! Y esta gran noticia me llena de felicidad e ilusión, pero como era de esperarse, también de expectativa y curiosidad. Ya estamos por el tercer trimestre (7 meses), así que estoy a tan sólo dos meses de vivir mi primera cita con el Amor de mi Vida, y es por eso que siento que llegó el momento de compartir mi experiencia porque a tan sólo dos meses del nacimiento de Federico sigo sin comprar nada, sin hacer nada, con un millón de listas de compras, cosas por hacer, y repleta de consejos de mujeres que son madres e incluso de las que aún no lo son. Por eso creo que es buen momento para plasmar en este blog este proceso que “inicia”.

Antes que nada decirles que todo lo que aquí escriba es completamente personal, desde mi experiencia y punto de vista, no soy profesional en el tema y es tan nuevo para mí como seguramente para muchas de ustedes, así que vamos aprendiendo sobre la marcha.

Embarazada

 La Gran Noticia

Me enteré demasiado pronto, apenas iniciaba mi semana 5, y para durar 42 semanas es muy larga la espera, así que estos 7 meses han sido bastante largos, pero la “Dulce Espera” siempre vale la pena teniendo claro que al final podrás ver sus ojos y sonreir.

Aunque estábamos esperando ese momento con ilusión tengo que reconocer que la noticia nos tomó por sorpresa. Nos enteramos 5 días después del terremoto (México), así que todo era un caos y los nervios estaban de punta. Las semanas anteriores habían sido un poco de locos, viaje, fiesta, y en fin. Lo único que esperábamos era que todo estuviera bien.

Al día siguiente de enterarnos, salí a primera hora en busca de un ginecólogo de confianza, por suerte llegué con el mejor. Elegimos un gineco-obstetra fabuloso, con quien nos sentimos cómodos, en confianza e hicimos ese click fundamental desde el minuto uno.

Ahí empezó todo, con un “Felicidades, estás embarazada”. Siempre he dicho que lo que viví en ese momento  fue como cuando anhelas comprarte esos zapatos fantásticos que llevas viendo meses en la vitrina y cuando por fin vas directo a comprarlos te entran las dudas y dices “será que si los compro?”. Bueno así tal cual me sentí, era tal la espera que ahora que era real no sabía si podría lograrlo.

Pero aquí estamos, aprendiendo mes a mes acerca de cómo hacernos padres, quizás no los mejores, porque aprenderemos sobre la marcha, pero sí los más felices, dispuestos a brindarle todas las herramientas necesarias a este angelito que nos eligió como sus padres para que sea feliz y juntos aprendamos a caminar este camino que apenas comienza.

Primeros cambios

Durante este tiempo he disfrutado de cada semana, de cada cambio, sobre todo los físicos, esos tan notorios para mí, como para los que me rodean, quienes no escatiman en palabras para de una u otra forma hacerme ver lo mucho que he crecido,  la fortaleza está en este pensamiento constante “es lindo crecer, crecer de amor”. El closet tampoco ayuda mucho, y es que en lo personal, lo primero que tuve que archivar fueron los bra, adiós a las varillas y bienvenidos los tops.

Por suerte yo no tuve ningún síntoma. Ya tenía listas mis galletas de soda para las náuseas que nunca llegaron, ni los mareos y mucho menos el vómito. Ufff que alivio. Tampoco los antojos, y en fin nada de lo que me esperaba llegó, pero lo que sí se fue, fue mi pelo, que empezó a caerse por montones, así que bueno, la mejor opción fue un cambio de look.IMG_8992

Estos primeros meses fueron completamente de reconocimiento, de conocer mi cuerpo y agradecer lo sana que estaba y lo bien que reaccionaba a esta nueva experiencia y a los cambios que se avecinaban para convertirme en el hogar de mi chiquitín. Así que juntos disfrutamos esta etapa en la que nos vamos conociendo, yo lo imagino y el me conoce más que nadie, desde mi interior. Nadie sabe realmente como late mi corazón, tal y como lo sabe él.

Realmente estoy admirada con la naturaleza.

También he tenido que hacer cambios por recomendación médica, como en alimentación. Adiós a los alimentos crudos, lo que incluye el sushi (eso si me ha dolido), adiós al café y al chocolate de batir. Ahora soy mas cuidadosa con lo que consumo y por supuesto cambios de rutina, bienvenido el gimnasio con caminatas de 30-40 minutos, la natación y el yoga pre natal. Todas estas actividades las realizo como impulso para vivir un embarazo más sano, evitar el sobre preso y lograr un parto más generoso.

Físicamente, con los meses todo crece, y aunque intento no pesarme continuamente, sí admito que me subo a la báscula un par de veces al mes. Tenía la esperanza de subir 9 kilos durante todo el embarazo, es decir kilo por mes (qué ilusa, con lo golosa que soy), todo iba bien hasta los 5 meses cuando me fui a Colombia y me comí todo lo que se me atravesó. De pronto la báscula se alteró y a mis 7 meses ya llevo 9 kg. Dos más de los que esperaba, pero estamos sanos eso es lo que importa y tengo la plena confianza en que mi fuerza de voluntad y yo lo lograremos .

Último trimestre

Ahora sí se dejó venir. Ya estamos a sólo 2 meses de conocer a Federico, la felicidad crece y también las expectativas. Las listas de compras ya están activadas y la ansiedad aumenta, pero nos lo tomamos con calma.

Por suerte me siento físicamente muy bien y tengo todo el ánimo para iniciar esta etapa definitiva. Mis días transcurren entre Pinterest y Amazon. Qué comprar y que no comprar. Con mi pareja, buscamos ser lo más prácticos posibles y comprar sólo lo esencial, esperando que sea nuestro bebé quien nos vaya mostrando qué adquirir de acuerdo a sus necesidades.

Contrario a los días,  las noches transcurren un poco más lentas, entre las mil idas al baño y la barriga, la cosa se complica, me muevo de lado a lado para encontrar un poco de comodidad y  poder dormir, pero eso sí, la almohada es un verdadero aliado, es el compañero ideal.  Sin embargo, estoy segura de que todo esto es la sabiduría de la naturaleza que me va preparando para los trasnochos cuando llegue Federico, así despertar cada dos horas en este tercer trimestre, seguro no será en vano.

Pues hasta aquí mi primer post de maternidad, espero que no se les haya hecho excesivamente pesado y si llegaron hasta aquí gracias! Son muchas cosas qué contar pero sin duda ya habrá tiempo para eso, esta aventura de ser madre apenas comienza y me llena de ilusión, por eso mi idea es continuar con las publicaciones de maternidad, esperando que las próximas sean un poco más cortas.

ee3db71d-185c-45be-83fe-ec900732cbe7

Anuncios

1 comentario en “Viviendo la Dulce Espera”

  1. Una hermosa mamá en construcción desde muy adentro hacia afuera…. Bienvenido Federico y bienvenidos JuanMa y Cata al mundo de la felicidad, sacrificios que valen la pena y el mejor amor del mundo!!!! Los quiero montones y que sigan vibrando en la felicidad de este nuevo amor!!! La dulce espera de la Tía Mona.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s